Los Samadhi del Sábado | Ep.33

Los Samadhi del Sábado | Ep.33

Los Samadhi del Sábado – «LAS NEURONAS GANDHI»

Cuando Aristóteles decía que «el hombre difiere de otros animales en que es el más apto para la imitación» estaba varios siglos por delante de los descubrimientos que, a partir de la observación de macacos y aves, permitió a los etólogos descubrir lo que Ramachandran ha nombrado como «neuronas Gandhi», o «neuronas espejo» , que son la expresión de nuestra comprensión de los demás.
 
Esta área hasta ahora desconocida de nuestro cerebro tiene la misión de descargar un potencial de acciones que empuja a un individuo a realizar un movimiento o acción similar a la que ve, oye o percibe que es realizada por un ser similar a él. Este contagio emocional, que compartimos con algunas especies menos desarrolladas ,nos permite expresarnos a través de manos, sonidos, expresiones.
 
A nivel humano, esta capacidad cerebral que hemos estado usando durante millones de años es también la que nos permite, simbólicamente, compartir las mismas reglas de vida, creencias convergentes, la representación o idea que creamos del objeto deseado, de un ideal , o una una forma particular de sacralización compartida.
 
Desde el origen de la humanidad, este vínculo que inscribe el «yo» en el «Nosotros» implica superar el egoísmo de los impulsos en favor de un «Todo» que, en última instancia no es genético, ni étnico, ni cultural, sino más bien un mecanismo de supervivencia de la especie, basado en la percepción de códigos para entender las señales de otros.
 
Tal vez sea esta «Hermandad» sea lo que los hombres logran crear en un momento, un instante, un espacio de sus vidas para luchar contra un enemigo común, para defender una causa que parecería correcta, para seguir a un líder, para defender su hogar o para apoyar a su equipo de fútbol. Más que sentirse orgullos de «ser» , es probablemente una cuestión de estar orgulloso de desear un resultado, de construir un futuro que se proyecte, de la representación de una trascendencia o de una transmisión de valores compartidos.
 
Los antiguos Griegos y la mayoría de la gente establecen rituales para este pasaje en el que el hombre adolescente se convierte en un adulto porque reconoce los signos que los más sabios emiten a través de sus neuronas espejo.
 
Nuestro siglo XXI parece marcar una división de esta tradición inscrita en nuestro cerebro para marcar la transición entre la etapa de dependencia en la cuna familiar a la entrada en la vida cívica y la responsabilidad social. De hecho, los ritos de pasaje como los exámenes, el servicio cívico o militar, los concursos, las pruebas o los campeonatos desaparecen y deben reinventarse de alguna manera mediante viajes, aprendizaje de idiomas o exilio para descubrir «el otro» sus acciones, sus códigos, sus necesidades.
 
En un momento en que una parte del planeta está en la opulencia mientras millones de seres humanos viven en pobreza extrema, el sufrimiento, el miedo, el hambre, ¿no sería hora, ya que somos la generación más inmediatamente bombardeada de imágenes y de i nformación » en directo» , de poner nuestras «neuronas de Gandhi», las de comprensión y compasión, en fase con las de nuestros semejantes, cuya angustia en la mirada y expresión de angustia, son de una claridad meridiana.
 
Marie-France Cathelat
Sábado, 7 de septiembre de 2019
(*) Poética y Retórica 4 Traducción de Charles Emile Ruelle.
6-10.
(**) Dr. Vilayanur S. Ramachandran , Neurólogo Hindo famoso por su trabajo sobre la neurología de la conducta y la psicofísica.

Comentarios (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *