Los Samadhi del Sábado | Ep.36

Los Samadhi del Sábado | Ep.36

Los Samadhi del Sábado – «PENSAR VERSUS LA RAZÓN»

El pensamiento humano, para alcanzar un cierto grado de excelencia, requiere varios mecanismos que converjan inconscientemente en la adquisición de una parcela de entendimiento que llamamos razón.
 
Cuando analizamos un problema, lo desmenuzamos en partes separadas en base a preguntas analíticas que formulamos de acuerdo con los recursos de nuestros antecedentes mentales: nuestra base de información, el registro de hechos concretos, experiencias vividas, datos que componen un todo que apoya y explica este pensamiento.
 
La mayoría de los problemas consiste en subproblemas que invocan nuestra capacidad para identificar los componentes de nuestro pensamiento a partir de las fuentes que determinan su estructura y sistema:
 
¿Es nuestro pensamiento un reflejo de nuestra subjetividad? ¿Es un reflejo de las deducciones? ¿Cuáles son las consecuencias de este razonamiento? ¿en qué supuestos se apoya? ¿Cuál es el marco de referencias desde el cual me cuestiono? ¿La formulación de mis inferencias conduce a la creación de significado sobre la pregunta formulada?
 
De hecho, el interés de nuestro pensamiento debe ser cuestionar supuestos para alcanzar un nuevo conocimiento de un fenómeno y no emitir un juicio. Es decir, plantear analíticamente las cuestiones que surgen de nuestro razonamiento y no la sentencia que atribuimos a la pregunta.
 
La memoria de datos o la acumulación de certezas nunca han traído conciencia a aquellos que buscan entender, es decir, no acumular palabras provenientes de estructuras externas para llegar a las mismas respuestas que los sistemas sociales o políticos que los sustentan. A diferencia de los condicionamientos que producen creencias y mentes limitadas por sus dogmas, la comprensión es el intento humano de aceptar que siempre hay varios puntos de vista diferentes sobre el mismo tema.
 
En el conocimiento ancestral de los Toltecas, se recomienda liberarnos de la necesidad de tener la razón y descargar nuestra mente y nuestros puntos de vista de la ilusión de una sola respuesta correcta.
 
Esta sabiduría nos lleva a entender que la lógica de la toma de decisiones racionales requiere del reflejo de hacernos las preguntas complejas que tienden a mejorar la precisión de nuestras decisiones.
 
Es a través del libre flujo de nuestras preguntas que llevamos a un nivel consciente el proceso de decisiones deliberadas capaces de construir decisiones cuyas consecuencias reconocemos.
 
Marie-France Cathelat
28 de Septiembre 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *