Los Samadhi del Sábado | Ep.29

Los Samadhi del Sábado | Ep.29

Los Samadhi del Sábado – «LA VERGUENZA BLANCA».

La décima Jornada de estudio de la Federación Francesa de Psicoterapia y Psicoanálisis se centró en la vulnerabilidad del ser y sus consecuencias en la terapia.
 
Su vicepresidente Christian Merle afirmó que en el espacio terapéutico, la vulnerabilidad puede ser percibida, sentida, captada, subjetivizada, analizada durante el enfoque empático de la persona. Y añadió este comentario esencial: «La vulnerabilidad también puede incluir la del terapeuta».
 
Atreverse a decir el miedo a no deber existir, el miedo a nacer en reemplazo de quien desapareció o era esperado, mientras somos ignorados, o sólo hablan de aquel que ya no existe o nunca existirá realmente, no sentirse reconocido a los ojos de sus seres queridos, temer expresar su miedo o su incapacidad para mover su propio destino, enunciar el exilio de la lengua materna o su mirada, la ausencia del gesto, la sonrisa o la caricia que da el primer sentido en la vida del hombre, ¿no es un desafío eterno, para aquellos que lo sienten y un sufrimiento casi insuperable para quien lo escucha en el deber ético de respetar el proceso del otro, su manera de alimentar su miedo como un juguete, de mantener su dolor como un objeto fetiche que reafirmaría la existencia de su propietario?
 
En el tejido de nuestra personalidad, algunos hacemos el duelo más o menos consciente de los referentes culturales originales que nos han dado forma, otros encuentran en esta negación el aparente secreto de una integración exitosa. En la trashumancia que nuestra especie viene experimentando durante unas décadas, el zócalo cambiante de nuestras culturas está ahora sometido a los caprichos de la migración, el exilio, la transición nómada de un continente a otro, de un horizonte a un nuevo idioma, de una religión a otra, códigos de vida, ética y o prohibición.
 
No ser escuchado en la singularidad de las referencias de la naturaleza o del entorno donde nacimos, no compartir los sabores o colores que se han construido en cada uno de nosotros de las fuentes familiares, sociales y transgeneracionales es uno de los efectos inevitables de la globalización. Es, por supuesto, una causa de fragilidad emocional y psicológica. También es una oportunidad para trabajar dentro de sí en la cuestión de los lazos tempranos y la noción de apego.
 
Atrevernos a decir la verguenza de ser único, diferente, sólo o no amado por uno mismo y por los demás es revelar la parte de la sombra que nos sumerge en el abismo de los puntos caídos u omitidos en el tejido de nuestras vidas. Los pasos salteados o fallidos de nuestro camino. Poner en palabras la necesidad, la verguenza de pedir ayuda, entregarse al miedo de la mirada del otro, es participar en el camino bidireccional donde el intercambio de sentimientos toma forma entre el consultante y el terapeuta.
 
Las manifestaciones de vulnerabilidad en el trabajo analítico entre paciente y terapeuta van acompañadas de construcciones imaginarias, defensas y resistencias en ambos lados, desconstrucciones recíprocas donde, en el cruce, la elaboración y transformación de cada uno surge la posibilidad de forjar lazos de apego donde la aceptación de nuestra singularidad abre la mirada a la autenticidad reconfortante de la trama común de las singularidades de nuestra humanidad.
 
(*) Término utilizado por Pierre Ancet en The Shame of Existing Ed The Spirit of Time Field Psy 2012 p.114)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *