Los Samadhi del Sábado | Ep.25

Los Samadhi del Sábado | Ep.25

Los Samadhi del Sabado – » Resarcir el Tiempo «

En la epístola dirigida por San Pablo a los Efesios, él recomienda «que recuperen el tiempo porque los días son malos». (*)
 
Esta reflexión nos recuerda que, desde los albores de la humanidad, bajo todos los cielos, el conflicto ha sido ha formado parte de toda cultura, ya que es transversal a todas las formas de agrupaciones humanas: los hombres del Paleolítico guerreaban con las técnicas a su disposición.
 
También nos muestra que, a lo largo de los siglos, la capacidad humana de crear es mayor que la de imaginar los efectos y consecuencias de la imaginación. La invención a menudo excede la comprensión de su inventor, en el sentido de que nuestra capacidad de captar intelectualmente la relación de significado entre un signo y la cosa significada no siempre va acompañada de la de aprehender, asir y abrazar al mismo tiempo el uso de los dispositivos tecnológicos que están más allá de nosotros. Sin embargo, aunque la evolución humana sigue con precisión el ritmo del descubrimiento de herramientas y el uso de nuevas técnicas, todo sistema vivo a la vez está cerrado y abierto, en busca de un deseo de integridad, un mito movilizador de la identificación. para disimular las apariencias del mundo real y hacernos olvidar la angustia.
 
Las tecnologías de la comunicación nos llevan a fronteras donde los límites del Ser tienden a disolverse en una uniformidad impuesta por los resortes de la comercialización. La biología molecular lleva a los científicos a imaginar una realidad ideal y luego verificarla y orquestarla desde un punto de vista más agradable que la realidad misma. Vivimos en una época en la que el tiempo y el espacio ya no son absolutos. Se componen de movimiento y comunicación que dan paso a la velocidad.
 
El culto y la fortaleza del cuerpo, tan valorados por la antigua Grecia, ya estaban en busca de lo que Pablo Virilio llamó «dromología», es decir, la lógica de la velocidad. «Quien controla la tierra es dueño de ella.» La ciudad es un territorio a cubrir y controlar. La ley primordial, apoyada por el lenguaje, ha sido siempre, sin embargo, la del parentesco, que gobierna las alianzas e impone el reinado de la cultura sobre el de la naturaleza. El mundo de las palabras crea el mundo de las cosas.Hoy, la contaminación de nuevas técnicas y el afán del «haber» prevalecen sobre la necesidad de «Ser».
 
Nuestro tiempo justifica, por supuesto, valorar la extensión generalizada de la comunicación que, al igual que la imprenta, da un acceso cada vez más democrático y universal a la información, lo que no significa cultura o conocimiento, y mucho menos reconocimiento del Otro que requieren observación, consciencia y pensamiento crítico.
 
Tal vez ha llegado el momento de volver a buscar todo lo que marca la singularidad de las culturas, la autenticidad que surge de la pertenencia del hombre a la Ley, apoyada por el lenguaje del Padre simbólico. ¿La robótica de algunos proveedores internacionales de información no nos hace olvidar que es el símbolo que hace al hombre y no la herramienta efímera que él inventa.
 
La identidad se basa en nuestras múltiples raíces. La unidad se forja de pertenecer a un Todo; Para ser ciudadano de la Tierra, no es acaso indispensable que el Yo se enfrente al No-Yo? y como el autor del Contrato Social sugirió: «inventemos una sacralidad civil».
 
(*)Apóstol Pablo de Tarso: Epístola 5-16 a los Efesios Nuevo Testamento
(¨)Urbanista, sociólogo y ensayista Paul Virilio: «Contaminación de nuevas técnicas» Espacio crítico (Ed. Galile)
(¨¨¨)Jean-Jacques Rousseau- El Contrato Social (1762)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *