Los Samadhi del Sábado | Ep.24

Los Samadhi del Sábado | Ep.24

Los Samadhi del Sabado – «Yin-Yang»

Los países occidentales tardaron tres milenios en darse cuenta de que el principal problema político es la igualdad de los derechos entre hombres y mujeres, que establece la Carta de los Derechos y Principios Universales de las Naciones Unidas. (*)
 
En las sociedades occidentales, durante tres generaciones, las mujeres han conquistado un espacio en el que la Ley les garantiza la libertad de controlar su procreación. La diferenciación de las responsabilidades jerárquicas y la remuneración siguen siendo el techo de cristal que limita su impulso y creatividad.
 
Más allá de Occidente, el sufrimiento de nacer mujer se suma al de ser inferior, desnutrida, analfabeta, explotada, golpeada, mutilada, violada, comprada, repudiada, lapidada.
 
¿Por qué las mujeres son un reto tan importante en los conflictos contemporáneos si la promoción de los derechos y el papel de las mujeres es una garantía de progreso y equilibrio en todas las sociedades? ¿Por qué el ingenio de las civilizaciones humanas es ilimitado cuando se trata de violencia contra las mujeres? ¿Violencia física en tiempos de guerra y paz, violencia colectiva, violencia estatal y violencia individual, violencia psicológica, social, política, religiosa?
 
Sin embargo, la preeminencia cronológica de lo femenino es evidente en la representación de todas las civilizaciones desde 30 mil años antes de Cristo. Afrodita en Grecia, Astarté para los fenicios, o Ishtar en Babilonia e Isis en Egipto son, como las estatuillas y cerámicas pertenecientes a sucesivas culturas del Perú y otras partes de América Latina, una evocación del culto prestado al arquetipo de la diosa Madre, Reina del Cielo y la fertilidad, pero también deseo, vida, placer y fecundidad. Es decir que en la representación prehistórica se venera el papel de la mujer.
 
¿En qué punto de inflexión de la historia se establece la dominación masculina?
 
¿En qué momento la dominación más antigua de todas se convierte en la de los sexos?
 
¿Es necesaria la dominación masculina simbólica cuando el hombre descubre su legítima participación en la fertilización de los hijos de ambos sexos? ¿Se percibe al niño como el producto que se convierte en un capital que debe ser asegurado? ¿O la venganza de Zeus y Júpiter coincide con el descubrimiento de metales, bronce y oro producidos por la fuerza manual del hombre que aumenta su poder en las primeras ciudades?
 
En Oriente, donde el equilibrio hombre-mujer es parte de todos los sistemas de creencias, desde el hinduismo hasta el taoísmo, el cumplimiento sacralizado de la armonía entre Yin (hembra) y Yang (masculino) no ha impedido en la India, China, Japón y en todo el mundo asiático una inferioridad de las mujeres, las divisiones sociales y culturales o la dominación masculina que es percibida como natural por las dominadas.
 
En la actualidad, la agonía del Eros que los más jóvenes parecen vivir en los países más industrializados se manifiesta tanto por una pérdida de deseo como, por el contrario, una exposición excesiva de una sexualidad que se alimenta en la pornografía de las redes y profanó el descubrimiento del otro. El encuentro fácil e inmediato de los cuerpos los convierte en una mercancía: en el capitalismo neoliberal, lo invisible ya no existe. La capacidad de tener en cuenta al otro disminuye, el narcisismo está aumentando al mismo ritmo que el poder adquisitivo de los pueblos. ¿La estandarización de las técnicas y la globalización de las redes de comunicación activan en nosotros una sacudida de nuestro cerebro reptiliano? ¿En este proceso, las estructuras dominantes creadas y celosamente conservadas por los hombres no los encarcelan tanto o más que las mujeres?
 
¿La predicción malvada de la cristiandad hacia la mujer condenada a «parir con dolor» después de ser expulsada del Paraíso, no sería más bien la dificultad del ser humano expulsado del útero para enfrentarse al No Yo, la singularidad del Otro, el miedo al rechazo, el exilio de un Todo primordial?
 
(*) Carta de las Naciones Unidas (1945) Preámbulo: Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, decididos a … proclamar nuestra fe en(…) la igualdad de derechos para hombres y mujeres (…)
(**) Capítulo 44 del profeta Jeremías
(***) Pierre Bourdieu: dominación masculina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *