Los jueves de Julia – Quien piensa en su vecino es realmente humano

Los jueves de Julia – Quien piensa en su vecino es realmente humano

Los jueves de Julia
Quien piensa en su vecino es realmente humano

Les hablé en mi artículo anterior sobre el trànsito peruano y el comportamiento un tanto loco de los habitantes de este hermoso país. Decidí comenzar mi serie de artículos porque es lo primero que noté. Ahora, permítanme contarles acerca de mi segunda impresión: la amabilidad y la simple bondad de los peruanos.
 
Jeudis de Julia - UFE Pérou
 
Viví toda mi infancia en Suecia, en Estocolmo. Crecí en el norte, en Escandinavia, en estos países que siempre ocupan el primer lugar en términos de calidad de vida. Y sin embargo, a menudo he sentido que me faltaba algo. Los países escandinavos se presentan generalmente como destinos de ensueño, pero vivir allí puede ser doloroso a veces, especialmente debido a la escasa vida comunitaria y al individualismo significativo. Recuerdo que cuando era pequeña, quería irme de Suecia, nunca volver y vivir lejos, en un país del sur, donde la gente fuera cálida, divertida, social y llena de alegría.
 
Jeudis de Julia - UFE Pérou
 
uando llegué al Perú, supe que había llegado al lugar correcto. Lo supe incluso antes de aterrizar; ya en el avión, los sudamericanos se reunían en lugares donde podíamos encontrar algo para beber y charlaban, incluso hablando con extraños que, como yo, se dirigían al baño.
 
Y luego, mientras paseábamos por las calles de Lima, inmediatamente notamos que nos encontrábamos en un país del sur: hay movimiento constante, acción, vida. Es increíblemente agradable vivir en este constante alboroto, porque nunca tienes tiempo para aburrirte. Hablan en voz alta, cantan, se ríen, y todos se hablan y se ayudan. Nadie está realmente solo.
 
Cuando llegamos a Lima, mi novio y yo recorríamos todo a pie, para pasear y descubrir la ciudad al mismo tiempo que acomodábamos todas las pequeñas cosas que necesitábamos al instalarnos en un nuevo entorno. Como no siempre teníamos acceso a Internet, a menudo teníamos que lidiar con un español escaso para encontrar nuestro camino. Cada vez que le pedíamos información a un peruano, alrededor de 2 o 3 personas se acercaban, por pura y simple amabilidad, se unían a la discusión y trataban de ayudarnos. Esto es aún más cierto en las zonas rurales, donde los lugareños toman más tiempo y están más tranquilos. Lo mismo ocurre en los mercados, por ejemplo, cuando se le pregunta a un comerciante de verduras si tiene calabacín. El vendedor , si no tiene lo que se requiere, simplemente lo obtendrá del puesto vecino, donde se puede encontrar “¡el calabacín más grande del mercado!”.

 
Jeudis de Julia - UFE Pérou
 
Es muy agradable, especialmente para una europea nórdica, vivir en un país donde la comunidad, el intercambio y la interacción social son de suma importancia. Los peruanos no trabajan en soledad, necesitan uno del otro, y de lo que les aporta en términos de calidad de vida. Como dice el proverbio francés: el que piensa en su prójimo es realmente humano. ¿Y hay más humanos que los peruanos?

 
En Français ICI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *